lunes, 2 de enero de 2012

A-37 CHILE 1975 - 2010


DRAGONFLY
en la Fuerza Aérea chilena



J-600, recién entregado a la comisión chilena en 1975

por Sergio H. Pulgar N.

A principios de la década de los ‘70 la FACH determinó las características de un avión con capacidad de combate, que además cumpliera la misión de entrenamiento avanzado y apoyo aéreo estrecho. Elegido el A-37B DRAGONFLY, se proyectó la adquisición de 16 aeronaves, en conjunto con un plan de adiestramiento a las tripulaciones de vuelo y equipos de mantenimiento, con el objetivo de lograr autosuficiencia en las futuras fases de inspección en Chile. El proceso se inició en 1972, con la aprobación de la compra por parte de Estados Unidos. Se organizó una comisión para su recepción y posterior traslado a Chile, la cual viajo a Wichita, para ello.

En 1975, la agrupación es invitada a conocer por primera vez los nuevos aviones, con una corta introducción son llevados a su presentación; al ingresar al hangar donde se estaban terminando de pintar, se encontraron con una mayúscula sorpresa, al darse cuenta que las aeronaves estaban mimetizadas con insignias chilenas, pero en el esquema peruano..., o sea arena y café. Rápidamente se dispuso su repintado, resultando en el esquema con el cual se inició el traslado a Chile, como se observa en la primera imagen del J-600.


J-617, asignado al Grupo de Aviación Nº 3, Iquique, 1987

Los primeros 5 aviones arribaron a Chile el 18 de Junio de 1975, matriculados J-600 al J-604, completándose la dotación (17) en el transcurso del mismo año desde el J-605 al J-616 y siendo destinados al Grupo de Aviación N° 1 en Iquique. En 1977 una segunda adquisición incorporaba desde el J-617 al J-633 para reemplazar los DH-115 y T-25 del Grupo de Aviación N° 4. Al desactivarse el Grupo N° 3 de Helicópteros, la denominación fue aplicada a la unidad reestablecida en Iquique, que comenzaría la fase de traslado de los A-37B hacia el sur.


El 3 de Junio de 1977 arriba a Chabunco la primera agrupación de 5 A-37B, reactivándose el Grupo de Aviación N° 12, operando con el mimetismo desértico. En esta unidad el J-600 es reasignado 634, debido a la determinación del Mando de la FACH que descartaba el uso del «doble 0» en los aviones en servicio.
El 31 de Marzo de 1992 es reactivado el Grupo de Aviación N° 3 en Maquehue, Temuco, con seis A-37B del Grupo 12, los cuales operan en la zona hasta la recepción de 10 OA-37B.


OA-37B FACH 638, del Grupo Nª 3 en la línea de vuelo de FIDA, en Marzo de 1994, a su izquierda el F-5E 806, Prototipo Tigre III

Los OA-37B eran de dotación del 169 Squadron de la Air National Guard, basados en Peoria, Illinois y arriban a Arturo Merino Benítez en Santiago de Chile, el 17 de Junio de 1992, habiendo hecho escalas en Patrick AFB, Key West, Bélice, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, e Iquique. Designados 635 al 644, los 10 Dragonfly fueron traídos en vuelo por tripulaciones chilenas lideradas por el entonces Comandante de Grupo (A) Héctor Peña y Lillo, en al misión denominada «Norte-Sur», cuyo emblema del Tigre y el Puñal se pintó en ambos ados del estabilizador vertical. El 19 de Junio los aviones aterrizan en Maquehue.

Con el arribo del A-36 «TOQUI» los 10 OA-37B se trasladan a Punta Arenas para integrarse al Grupo de los Tigres de la Patagonia Chilena.



620, en un vuelo sobre el Parque Nacional Torres del Paine, Patagonia Chilena, Región de Magallanes, 01 de Diciembre de 1989

En 1996 se convierte en el primer avión en servicio en la Fuerza Aérea de Chile - operativo -, con capacidad de reaprovisionarse de combustible en vuelo.


En Noviembre de 2001, el 601 protagonizó un incidente en el desarrollo de la Operación HURACAN 2001, causado por una falla del tren de aterrizaje debió hacerlo sobre los estanques, maniobra ejecutada con tal precisión que se puede decir, considerando las circunstancias, fue perfecta, salvando ilesa la tripulación y el avión, el cual estaba reparado y volando al día siguiente.


 
CRUZEX 2006
Tigres en Brasil

En 2006, los Tigres de la Patagonia, apoyados por el KB-707 y un C-130H del Grupo de Aviación Nº 10, participan en la Operación CRUZEX, desarrollada en Brasil.
Como parte de su rutina en la fase de traslado efectúan reabastecimiento de combustible en vuelo proporcionado por el "ÁGUILA" del Grupo Nº 10.


Entre el 20 de Agosto y el 01 de Septiembre de 2006 cinco A-37 B (601, 603, 605, 615 y 617) y un OA-37B (643) participaron en el ejercicio combinado CRUZEX III, desarrollado en Anápolis, Brasil, en conjunto con Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Francia.
El traslado se efectuó en vuelo desde Punta Arenas, apoyados por el tanquero Águila (903), con escalas en Santiago,Iquique y Asunción (Paraguay).

Las operaciones se dividieron en dos grandes Fases, la primera de reconocimiento hasta el 27 de Agosto y posteriormente se ejecutó la propia del evento, designada LIVEX, donde se aplican los procedimientos de combate y apoyo a otras fuerzas amigas en un escenario de conflicto internacional de gran escala. Interesante es destacar que el idioma común es el inglés, lo cual ofrece un desafío más a las tripulaciones participantes.


Alto porcentaje de sobrevivencia

Sólo 6 A-37B se han perdido en accidentes hasta la fecha, el primero el 17 de Mayo de 1978, el segundo el 27 de Noviembre de 1980, quizás el más espectacular - si se puede llamar así - al chocar dos A-37B, costando la vida de tres de los cuatro pilotos, salvándose el entonces Teniente Von Storch; el 24 de Mayo de 1983 otro se accidenta en Seno Otway, eyectándose ambos pilotos, siendo rescatados ambos y recuperándose posteriormente, aunque se perdió el avión. El más reciente y lamentable accidente sucedió el 26 de Marzo de 2007, en el Seno Otway, al noroeste de la Base de Chabunco; perdiendo la vida ambos Pilotos, los Tenientes Pablo De la Maza y Felipe Córdoba, experimentados oficiales, que habían participado en la Operación CRUZEX III en Brasil en Agosto de 2006.


Si bien en Chile no tiene antecedentes en combate de guerra declarada, el entrenamiento que las tripulaciones efectúan en este noble aparato, son como si estuviesen en la más terrible batalla, con un alto nivel de seguridad de vuelo y sometiéndose a condiciones extremas; todas ellas respondidas con presteza y fiabilidad por el pequeño A-37.
Famosa en las tierras australes es la anécdota que generó un titular de «La Prensa Austral» - Pánico en la carretera - mostrando nítidamente la figura de un A-37B volando a muy bajo nivel, por lo que fue fotografiado a través de la ventana trasera de un mini bus de transporte civil.

Elemento formado por el 620 y el 619, nótese la combinación de colores de los distintivos (en negro sobre el negro del mimetismo del ala), Patagonia Chilena, Región de Magallanes, 01 de Diciembre de 1989

La descripción del vuelo de un Dragonfly, hecha por uno de sus pilotos da una buena idea de sus características: «Primero oyes un estampido prolongado y sordo, que va y vuelve al son del viento, tratas de ubicarlo, pero es difícil hacerlo, se produce un instante de incógnita y repentínamente aparece a la altura de tu cabeza un avión oscuro de aspecto achatado y fornido, te dá la impresión que su nariz apunta a tus ojos, pasa velozmente sobre tí, haciendo haciendo el ruido de un trueno y te agachas instintivamente, finalmente lo ves alejarse cual fantasma negro en el horizonte, en el aire sólo queda el susto y el olor a parafina de sus motores. Recuerdo haber visto a más de un aterrorizado botero o jinete lanzarse al agua o tirarse al suelo a nuestro paso. No es necesario que les detalle los expresivos gestos que hacían con las manos.»

Alfredo Porras S., Revista Fuerza Aérea 235, páginas 51 y 52

OA-37B, FACH 641, en su última presentación pública en Santiago, el 20 de Septiembre de 2009, en Pudahuel. Chile

En nuestra humilde opinión, creemos que su reemplazo sólo debiera ser por otro aparato de altas performances y que sea capaz de enfrentar el Siglo XXI con la misma o mejor capacidad de este Dragon, que tanta tranquilidad nos dá al verlo surcar nuestro espacio aéreo. No importa si potencialmente corresponda una tecnología diferente a la acostumbrada por nuestros profesionales aéreos; la capacidad de aprendizaje y eficiencia demostrada por los pilotos y mecánicos de aviación chilenos es reconocida internacionalmente y si nuestro A-37 reemplazó hidalgamente a un excelente "viejo", merece ser relevado por un "joven" que proyecte su capacidad. Debería ser tan buen «relevo», como el A-37 lo fue para los recordados TEXAN.



PARADA 2009

Con motivo de iniciarse la celebración del Bicentenario de la instalación de la Primera Junta de Gobierno de Chile, la Fuerza Aérea congregó a todas sus aeronaves de combate en la segunda Brigada Aérea, Guarnición Pudahuel.

El Grupo de Aviación Nº 12 se presentó con 10 DRAGONFLY, de los dos tipos, A-37B y OA-37B, los cuales lucían como nuevos, impecables, aunque se echaba de menos la elaborada insignia del Tigre, reemplazada por una más simple.

Su pasada sobre las fuerzas terrestres en el Parque O'Higgins tuvo aroma a despedida, al mando del Comandante de Grupo (A) CRISTIAN EGUÍA.

Una de las novedades fue la participación de una mujer Piloto de combate, al mando de uno de los A-37.



OA-37, FACH 644, AMB 14 de Septiembre de 2009; nótese el detalle del descanso de cabeza o head rest, característica de ésta serie operativa en Chile.

2010 - 629 al Museo y los demás...

El Martes 24 de Noviembre de 2009, los A-37 y OA-37B volaron por última vez sobre Punta Arenas. Después que se despidiesen de los cielos patagónicos, los A-37/OA-37B, que supuestamente serían trasladados "al norte", terminaron su vuelo en El Bosque, donde, esperan ser vendidos, como aviones o como chatarra.
El 629, que se encontraba a la entrada de la Base de Chabunco en Temuco, fue trasladado al Museo Aeronáutico, en Los Cerrillos, en buenas condiciones generales; aunque la opinión de los especialistas, difiere de lo que un ojo inexperto vé.



27 de Mayo de 2010


Los dos últimos DRAGONFLY, despegaron de madrugada desde su Base en Chabunco, cerrando su ciclo de operaciones y efectuando su último vuelo hacia Santiago, al mando del Comandante de Escuadrilla (A) Enrique Perry y el Teniente (A) Eduardo Nilo

2014 - Nueva destinación

Mientras se desarrollaba FIDAE 2014; se iniciaba el traslado de las primeras unidades de A-37B hacia El Salvador, cuya Fuerza Aérea había logrado el consentimiento de su congreso, para la adquisición de diez de los DRAGONFLY ex Fuerza Aérea de Chile, para incorporarlos a la Fuerza Aérea de El Salvador (FAS). En 2013 el propio Presidente salvadoreño había declarado su interés en conseguir un préstamo para comprar algunos A-37B a Chile.
Finalmente la adquisición fue una venta directa con presupuesto del Ministerio de Defensa salvadoreño, en el marco de un Tratado bilateral entre ambos gobiernos.
El 07 de Mayo de 2014, seis de las aeronaves fueron presentadas en el Día del Ejército salvadoreño (Día del Soldado).